Escrito por: Lisanka Acero (Prensa UPEL Rubio) 

 

Autoridades del Instituto Pedagógico Rural Gervasio Rubio de la UPEL junto a los representantes de los gremios que hacen vida en esta casa de estudios, alzaron su voz para exigir la liberación de los  estudiantes del Instituto de Maracay, detenidos desde el pasado 2 de julio sin una orden de aprehensión emanada de un tribunal de control de la república, y enviados posteriormente a diversas cárceles del país.

 

El pronunciamiento se hizo desde las instalaciones de la Sala Libertador, espacio académico en el que profesores, trabajadores y estudiantes denunciaron el tratamiento de terroristas que le han dado los órganos de seguridad del Estado. “Hemos conocido en las condiciones que permanecen estos bachilleres y el calvario de los padres para trasladarse a la cárcel 26 de julio de San Juan de los Morros estado Guárico y El Dorado en Bolívar”.

 

“Condenamos la represión  y exigimos el cese de los atropellos, la violación de los derechos humanos y la incursión ilegal sin una orden emitida de un tribunal a los recintos universitarios del país”, declaró Douglas Durán Subdirector de Docencia en compañía de Libardo Flórez, Secretario; Nancy Acevedo y Ludy Roso,  presidentas de los gremios AROUPEL-Rubio y SEAUPEL, respectivamente.

 

“Rechazamos categóricamente la detención ilegal de estos jóvenes, así como su traslado a estos centros de reclusión. “Son estudiantes no delincuentes. Rechazamos todas estas actuaciones del gobierno nacionales y sus políticas en materia educativa”.

 

La Dra. Nancy  Acevedo, presidenta del gremio que agrupa al personal académico, manifestó su rechazo a estas actuaciones que violan los derechos humanos y atentan contra la dignidad humana. “Venimos de perder a un estudiante nuestro José Gregorio Pérez, el pasado 15 de junio, y ahora estos jóvenes recluidos en cárceles como si fueran delincuentes, sin recibir alimentación oportuna y balanceda,  además procesados por tribunales militares, ellos no son terroristas son estudiantes que ejercían su derecho a la protesta por una mejor Venezuela”.

Ludy Roso del gremio de los empleados administrativos, SEAUPEL, expresó su respaldo al Pedagógico de Maracay. “El Comando Intergremial viene luchando por la defensa de la autonomía universitaria,  el respeto a la vida  de nuestros estudiantes y a la libertad de expresión. No desmayaremos en esa defensa”.

 

Vale recordar que entre los estudiantes detenidos, 11 fueron trasladados a la cárcel 26 de julio de Guárico mientras que Abrahan Quiroz y Alex González, -presidente del Centro de Estudiantes del Pedagógico de Maracay-, los llevaron a El Dorado. A esta lista se suma la estudiante Angimar Sánchez del Pedagógico de Barquisimeto.

                                                                                             

Rector de la UPEL: “ No descansaremos hasta verlos en libertad plena”

 

Sobre este caso que ha provocado el repudio de todo el sector académico y universitario del país, el Rector Raúl López, ha reiterado que no descansaran hasta ver liberado a estos jóvenes que sólo ejercían el derecho a la protesta y a un país libre. Afirmó que hay un equipo de abogados de la UPEL y de las universidades miembros de la AVERU, brindando asistencia legal.

 

“Exigimos el término de las agresiones en contra de los jóvenes que demandan una país libre, plural, democrático y con posibilidades de desarrollo para todos sus habitantes”.

 

Confinados y aislados

 

Isva Vera, representante estudiantil de la UPEL,  denunció ante el Consejo Universitario de esta Casa de Estudios las condiciones en las cuales se encuentran los estudiantes del Instituto Pedagógico de Maracay, detenidos ilegalmente el pasado 2 de julio.

 

Una carta de los jóvenes escrita el pasado 6 de julio,  devela el aislamiento en que se encuentran. La misiva relata que los 11 upelistas están recluidos en una celda de tamaño 2 x 3 metros con una letrina de 1 x 1 mt. “Están en condiciones inhumanas, la comida no es nutritiva y les llega en horas no adecuadas: el desayuno al mediodía, el almuerzo de 4 a 6 de la tarde y la cena de 2 a 3 de la mañana. El agua les llega 1 vez al día durante 10 minutos para tomarla y para bañarse”. A pesar de las duras condiciones que enfrenta, los jóvenes afirman que  mantienen vivos sus ideales.

 

De los muchachos recluidos en la cárcel de El Dorado, Isva Vera afirmó que no tienen información de cómo se encuentran porque los padres que se trasladaron para verlos no tuvieron acceso al recinto penitenciario. “Los padres de Abraham Quiroz están dirigiéndose nuevamente hasta allá porque el muchacho está en delicado estado de salud, producto de los golpes que recibió el día 2 de julio y aún no ha sido atendido”.

Redes Sociales

Nuestro canal

Tweets UPEL